La lectura y sus beneficios en nuestro desarrollo

Aprovechando que hoy es el día del libro, te invitamos a que leas la siguiente entrada de nuestro Logo-Blog, donde te descubriremos qué grandes beneficios nos aporta la lectura en cualquier etapa de nuestra vida.

Un libro es un regalo que se puede abrir una y otra vez.

En las primeras etapas de nuestro desarrollo

Desde logopedia siempre recomendamos a los padres de niños con dificultades en el desarrollo del lenguaje a que dediquen un tiempo para leerles cuentos. ¿Sabéis por qué? Porque esta lectura compartida favorece a desarrollar el lenguaje oral, entre otros beneficios.  En ese momento compartido se está estimulando el propio lenguaje. El peque escucha atentamente la historia que su padre, madre, abuelo o hermano le está leyendo, lo relaciona con los dibujos que está viendo. Aparece una curiosidad por querer descubrir qué va a pasar. Reforzamos el vocabulario y aprenden más, fomentamos la construcción de oraciones y mejoramos su expresión oral.

Son compañeros, magos y banqueros de la mente.

Del comienzo del mundo de las letras a ser hábiles lectores

Al haber realizado previamente una lectura compartida, los niños ya han sentido la curiosidad por las letras, han aprendido a reconocerlas y saben que forman palabras, que relacionando unas con otras forman oraciones que dan mayor significado a lo que están observando. Cuando los niños comienzan a adentrarse en el aprendizaje de la lectura, les gusta ser los protagonistas y demostrar lo que van aprendiendo en el colegio. Si queremos que un niño sea un buen lector y escritor, un libro será su mejor aliado: practicando se hace al maestro.

Ahora, es un buen momento para que ellos lean y nosotros escuchemos, corrijamos donde haya un error y compartamos un momento de lectura y reflexión. Al principio esta lectura será lenta y dubitativa, se reconocerán las letras y habrá poca comprensión de lo que se lea. Pero ahí estará el adulto, acompañando en cada pequeño pasito de esta nueva gran aventura que tienen entre manos.

Si se fomenta la afición por los libros, la lectura ganará rapidez y será más precisa, favoreciendo la comprensión de lo leído, relacionando las ideas propias con las que nos aporta el texto. Además, la escritura también se beneficiará, pues aprendemos cómo son las palabras, cómo se escriben, reduciendo así los errores ortográficos o las uniones entre palabras. Sus discursos narrativos, tanto orales como escritos, se mostrarán cada vez más maduros, amplios y enriquecidos, sus expresiones serán más complejas y su vocabulario más variado.

Todo ello, y a medida que vayan creciendo, además de seguir reforzando su desarrollo del lenguaje y mejorando sus funciones ejecutivas, fomentará su pensamiento crítico.

Un niño que lee, será un adulto que piensa (Miguel de Cervantes)

¿Cómo fomentar la lectura?

Recuerda que los adultos somos el ejemplo de los niños. Si un niño nos ve leer, disfrutar con un libro entre las manos y, además, le invitamos a compartir ese momento con nosotros, lo cogerá con gusto, adquirirá un hábito y, es probable que, en el futuro continúe disfrutando de la lectura.

Es muy importante que ellos no vean los libros como algo obligatorio que tengan que hacer. Pensad que nosotros – los adultos – no leemos por obligación, no leemos libros que no nos llaman la atención, ¿por qué a ellos sí deberíamos de obligarlos? La lectura tiene que ser vista como un momento de disfrute y diversión, al igual que al jugar con un juguete nuevo. Uno no se aficiona a la lectura hasta que no encuentra su libro perfecto. Pero podemos animarlos a encontrar ese libro que les haga querer seguir leyendo más.


Como anécdota personal, yo no me aficioné a la lectura hasta los 10 u 11 años y aún recuerdo cuál fue ese libro (Las crónicas de Narnia: el caballo y el muchacho) que me atrapó y que hizo que no dejase de leer.

Una forma de encontrarlo es acudir a las bibliotecas de nuestro municipio y que los niños sean los que elijan el libro o cuento que se quieren llevar a casa. Si no les gusta, hay más por descubrir. Además, los bibliotecarios están ahí para ayudar a poder elegir mejor.

Porque nunca un libro fue igual para dos personas,

cada uno es capaz de crear su propio mundo a través de él.

Si nosotros, como adultos, antes de comenzar un libro, leemos su título y su sinopsis, es porque queremos saber de qué va a tratar, saber si nos va a gustar. ¿Por qué no hacer lo mismo desde pequeños? Así comenzamos a crear nuestra propia idea del libro (quizás luego no es lo que parecía: no juzguemos un libro por su portada). Pero es la mejor forma de encontrar y relacionar nuestros gustos personales con el libro que tenemos entre manos. En este momento, comenzamos a realizar inferencias sobre lo que vamos a leer, y a medida que vamos leyendo, relacionamos nuestras propias ideas con las que surgen mientras lo hacemos.

Lo mismo ocurre al inicio de un nuevo capítulo. Antes de comenzarlo, nos preguntamos qué podrá pasar. A ellos, les podemos preguntar ¿qué crees que va a ocurrir? De esta forma, ampliamos su imaginación, desarrollamos su lenguaje interno y ayudamos a desarrollar nuevas ideas.

Al final de nuestra lectura, si comentamos qué parte de lo que hemos leído le ha gustado más, qué cree que pasará después y, sobre todo, preguntar si quiere continuar, desarrollamos la memoria, la concentración y la atención, controlan el tiempo de la actividad, y no ven al libro como si fuera una tortura, tienen la libertad para decidir hasta qué momento leer.

La lectura abre nuestra imaginación y nos ayuda a desarrollar nuevas ideas.

En fin, la lectura, como habrás podido descubrir, nos ayuda a desarrollar nuestro lenguaje, tanto a peques como a mayores. Amplía nuestro vocabulario, nos hace expresarnos y comprender mejor, nos ayuda a estructurar nuestro discurso oral y escrito y a reducir las faltas ortográficas. Hace que mejoremos nuestra capacidad atencional, la concentración y nuestra memoria. Nos permite desarrollar nuestra imaginación y creatividad y fomenta la curiosidad por saber más.

Aquí te dejamos algunas de nuestras recomendaciones y si tu quieres, puedes dejarnos las tuyas en comentarios para que todos podamos descubrir el libro perfecto para nosotros.

 

Comentarios

5 comentarios

  1. Me encanta el día del libro desde que soy muy pequeña, y por eso trato de transmitirselo a mis peques en las sesiones.
    Para los más pequeños, recomiendo la colección de kalandraka, tienen una forma única de iniciar en la lectura.
    Para un poquito más mayores, barro para casa, y os invito a descubrir quién se esconde tras «La temible sombra», escrito por mi hermana Laura Segovia.

    Y ya para adolescentes y mayores, no puedo no destacar «El camino» de Miguel Delibes, como una forma única de entender que no hay nada escrito, y es fundamental vivir y conocernos un poquito más cada día a nosotros mismos.

    PD: ME ENCANTA ESTE POST❤️

    1. ¡Me apunto todos los libros que nos recomiendas, Sara! A mí también me encanta este día y, al igual que tú, intento transmitir la pasión por los libros en mis sesiones de lectoescritura, principalmente. La temible sombra lo tenemos en nuestra estantería y he de decir que les encanta descubrir quién se esconde tras esa sombra 😉 Muchas gracias por tus recomendaciones literarias y por tomarte el tiempo de leer nuestra entrada ❤️

  2. Bueno comentaré diciendo que la lectura de este post me ha parecido súper útil e interesante. Creo que la lectura es un mundo muy bonito que todos debemos ir descubriendo. Por ello, dejo algunas lecturas que podrían resultar interesantes.
    Para los más pequeños, cuentos como «El pez de colores» transmite grandes valores. Además, recomiendo «La princesa de Trujillo» que lo he descubierto hace relativamente poco y he de decir que me ha encantado.
    Para aquellos ya más mayores, los libros de «Los cazamisterios», me parecen muy acertados.
    Gracias por darnos este regalito en el día del libro

    1. Muchas gracias, Lidia, por leer nuestra entrada y por tu comentario ❤️ No conocía ninguno de los libros que recomiendas, así que ¡me los apunto para nuestra lista de libros pendientes! Seguro que cuando tenga tus recomendaciones literarias, a nuestros pequeños lectores de EREIN les encantan 🙂

  3. Un post muy interesante, me encanta la lectura y cuando mis hijas eran pequeñas les gustaba mucho que les leyera cuentos, el día de mañana intentaré enseñar a mis nietos lo bonito que es este hobby y pondré en práctica las recomendaciones que tú nos indicas.
    Recomiendo los libros clásicos de toda la vida, a mis hijas les gustaba mucho el de los 100 conejos y las fábulas como: la tortuga y la libre, ratón de campo y ratón de ciudad, y los cuentos clásicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido