¿Qué es la Terapia Miofuncional y cómo se relaciona con la logopedia?

Con motivo del día de la Terapia Miofuncional, el 17 de febrero, te acercamos esta disciplina de trabajo de la logopedia.

Entre muchas de sus áreas de intervención, la logopedia es la disciplina sanitaria encargada de la prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento o rehabilitación de las funciones orales no verbales.

Pero… ¿sabrías decir cuáles funciones son estas?

Las funciones orales no verbales son aquellas que realizamos con la musculatura orofacial y son estas cuatro: succión, masticación, deglución y respiración. Estas funciones no implican hablar, pero están muy implicadas con alteraciones que podemos encontrar en la función oral verbal.

¿Alguna vez te has planteado que puede existir alteración en algunas de ellas?

Seguramente la respuesta sea no, que es lo más normal. Incluso las personas que vienen a consulta no saben que existe un problema hasta que no hay alguien que se lo indica, como los pediatras, odontólogos o nosotros, los logopedas, en la primera consulta…

Si existe una alteración en estas funciones, ya sea en cualquier etapa de nuestra vida -desde bebés hasta la tercera edad -, los logopedas somos los encargados de ayudaros a través de la Terapia Miofuncional y, muchas veces, vamos a necesitar que otros profesionales como el otorrinolaringólogo (ORL), el maxilofacial, el odontólogo o el fisioterapeuta nos echen una mano para que, junto a los propios usuarios, sus familias y entorno, llevemos a cabo la intervención.

¿Qué pueden provocar esos desequilibrios en la musculatura?

Estas funciones se alteran por desequilibrios musculares, que dependiendo de qué musculatura u órgano bucofonatorios esté alterado, provocarán una o más alteraciones en dichas funciones. Además, dado que las funciones orales no verbales comparten mucha musculatura, es probable que una función alterada modifique a otra función, que a su vez agrava la primera alteración y altera otra más…

A su vez, estas alteraciones pueden estar afectando a otras funciones que, quizás no sabías, están relacionadas con esta musculatura, como son, por ejemplo: nuestra habla (se distorsiona la articulación de los fonemas), nuestra salud dental, nuestro aporte nutritivo, nuestra calidad de sueño, nuestra atención

Imagina… que estás con un constipado, ¿eres capaz de dormir mejor? Seguramente no, y es por la incapacidad que tienes de respirar bien por la nariz. Comienzas a respirar por la boca, esta se reseca; te alimentas peor, masticas más deprisa, te fatigas (recuerda: estás respirando por la boca), la comida no sabe igual (apenas tienes saliva, tu boca está reseca) e incluso te puedes atragantar porque hay algún trocito que se escapa por el otro lado (respirar y tragar a la vez es misión imposible); como no has dormido bien, a lo largo del día estás más cansado, no estás tan activo, tu atención en las tareas disminuye; además, te encuentras fatigado porque la cantidad de aire que coges no es la suficiente.

Ahora imagina que no estás constipado, pero estás constantemente con la boca abierta, respirando por ella. ¿Cuántas funciones se han alterado mientras estabas constipado? Lo mismo ocurre sin estarlo. El hecho de respirar por la boca influye en nuestra masticación, en nuestra deglución, en nuestra calidad de sueño, en nuestro día a día…

Lo que influye no estar realizando una función oral no verbal adecuadamente…

…¡y todo porque están relacionadas con la musculatura!

 

Así pues, podremos encontrarnos desde una deglución atípica o disfuncional hasta una respiración oral, a dificultades en la masticación, dificultades en la succión (en el caso de los bebés), sin contar, con las alteraciones neurológicas sobrevenidas por un daño cerebral que pueden afectar a la deglución normal, haciendo que se produzca una disfagia (alteración para deglutir).

Un logopeda puede ayudarte si existe alteración en estas funciones

Tras una exploración miofuncional logopédica, donde valoraremos la musculatura orofacial y los órganos bucofonatorios, así como las funciones orales no verbales (deglución, respiración, masticación y succión), analizaremos cuál o cuáles son las funciones que están alteradas y por qué y, finalmente, desarrollaremos un plan de tratamiento miofuncional individualizado para poder rehabilitar dicha función en sesión y se aplique en el domicilio.

¿Esta terapia en qué consiste?

La Terapia Miofuncional es un conjunto de técnicas y procedimientos que se utilizan para corregir los desequilibrios que puede haber en la musculatura orofacial y que provocan alteraciones en las funciones orales no verbales comentadas anteriormente.

 

En logopedia, utilizamos la terapia miofuncional a través de diferentes técnicas, como son la masoterapia (masajes en la cara), ejercicios de motricidad orofacial, sensibilidad, termo y crioterapia (terapias de frío y calor), el vendaje neuromuscular, electroestimulación…, con el fin de trabajar y mejorar las funciones, haciendo unos ejercicios funcionales y que nos preparan para realizar la función. Un mantra de los logopedas es: la función se rehabilita con la función.

Somos el gimnasio de la musculatura orofacial

Una de las tareas más complicadas en llevar a cabo es la automatización (el aprendizaje) fuera de las sesiones, aunque siempre es primordial trabajar y llevar a cabo las pautas recomendadas por los logopedas en el domicilio, en el caso de rehabilitar las funciones orales no verbales es importante para crear un buen hábito y reaprendizaje de la función.

 

Recuerda que desde EREIN estamos especializados en Terapia Miofuncional, Atención TempranaDificultades en el Aprendizaje de la Lectura y la Escritura, por lo que, si necesitas más información o necesitas nuestra ayuda, puedes escribirnos a través del formulario de contactos, llamarnos o escribirnos por WhatsApp.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido